Una última lección… de vida

Quizá todos deberíamos atender a estas lecciones y aprender de ellas:

Es curioso como este hombre empiza hablando del problema que tiene. Va a morir pronto. Pero en seguida (ante el cortado público que tiene delante) dice:

No he venido aquí a hablar de muerte, sino sobre la vida. En concreto de cómo vivir la vida.

Él sabe que estas cosas no suelen acabar bien, aunque está siguiendo un tratamiento y físicamente goza de buena salud. Simplemente no ha elegido ser una víctima.

De su vida destaca su infancia. Dice que tuvo una increíble infancia y padres.

Mientras habla de ello dice algunas frases interesantes como:

Aunque no consigas tus sueños puedes ganar mucho intentándolo.

La experiencia es lo que recibes cuando no consigues lo que quieres.

Cuando haces algo mal, que alguien te lo diga es bueno. Si no, significa que se han rendido contigo.

De su vida adulta, él quiso desde siempre entrar a trabajar a Disneyworld. En cuanto se graduó lo intentó y no pudo. Pero no por eso dejó de intentarlo. Se especializó en algo que era útil para el Parque y al final consiguió el trabajo después de 15 años.

Las barreras no están para detenernos, sino para darnos cuenta de cuánto nos importa conseguirlo

Luego habla de algo muy importante en el mundo actual. De las personas frente las cosas. Habla de cuando tuvo su primer coche y lo emocionado que estaba. Y de un día que llevaba a sus sobrinos en él. La madre de éstos les dijo: “Tened cuidado con el coche que es nuevo, ojo con los zapatos, etc.” Y él cogió una lata de coca-cola y la vació en el asiento de atrás. “Es sólo un objeto, nada más.” Aunque es un poco exagerado, dice que se alegraba de acerlo cuando uno de ellos estaba enfermo a la vuelta y vomitó.

No importa cuánto valor tenga esta cosa brillante y nueva. Lo realmente bueno es que este niño no se está sintiendo culpable por estar enfermo y haber vomitado en él.

Y finalmente da unos consejos para viver feliz:

Decir la verdad

Saber pedir perdón: “lo siento”, “ha sido mi culpa” y (lo más importante) “¿Qué puedo hacer para arreglarlo?

Aunque hay gente que nos cae mal, al final ves su lado bueno si esperas lo suficiente.

Ser agradecido. Algo muy simple y  muy poderoso.

Puedes gastar tu energía en quejarte de todo. O puedes invertirla en trabajar duro por lo que quieres.

Ya para acabar y antes de que diga que todo aquello lo ha hecho, no por sus alumnos ni el público, sino para sus hijos cuando sean mayores, dice:

Puedes elegir como vivir tu vida. Si lo haces correctamente, tus sueños llegarán a ti.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *