Las buenas ideas

Las mentes despiertas e inconformistas no suelen dejar pasar oportunidades para crear grandes proyectos durante un viaje en autobús, un paseo, la vuelta a casa, etc.

Normalmente el objetivo es conseguir crear algo, algo nuevo, algo que no exista, y que por supuesto se haga famoso, claro. Y si además se le puede sacar provecho económico, pues mejor que mejor. Leer más

Patrick Rothfuss – El Nombre del Viento

Existe una conexión fundamental entre lo que uno parece y lo que uno es. Todos nos contamos una historia sobre nosotros mismos. Siempre. Continuamente. Esa historia es lo que nos convierte en lo que somos. Nos construimos a nosotros mismos a partir de esa historia.

El Hobbit – Un viaje inesperado

Hace una semana acudí a ver el Hobbit, la esperada película que narra los acontecimientos que preceden a la saga El Señor de los Anillos.

Por supuesto me había leído el libro hace tiempo. Pues cuando estrenaron la primera película de ESDLA rápidamente me compré el segundo y tercer tomo de la trilogía, y así poder anticiparme a la historia. Tras terminarlos, y con una curiosidad infundida desde que era niño, me compré el Hobbit en una edición muy buena que incluía anotaciones e ilustraciones de Tolkien en los márgenes.

El cuento me encantó. Y, como siempre se ha dicho y pude comprobar, es ciértamente un estilo muy diferente el de este libro a la nombrada trilogía. Pero justamente eso es lo que más me gustó.

Recientemente, hará unos ocho meses, adquirí un eBook. Y con él venían varios libros clásicos precargados. Entre ellos el Hobbit en versión original. Leerlo en inglés fue mucho más enriquecedor de lo que habría pensado. Estaba leyendo realmente las palabras escritas por Tolkien (esto es algo que descubres cuando te aficionas a películas, series, etc. en V.O.).

El cuento, porque así se puede denominar, me volvió a encantar. Y advertí que el número de sucesos que ocurren durante la historia es tan grande, que sin problemas se pueden hacer dos películas de ella. Pero ¿tres películas?.

Tras ir al cine y disfrutar de la entrega, entendía cómo se las había ingeniado Peter Jackson para sacar tres filmes. Estirando considerablemente cada episodio y añadiendo contenido adicional al libro (que intuyo que pertenecen a otros relatos de Tolkien). Aún así, la cantidad de historias e invención es importante.

  • En primer lugar toda la historia del mago del bosque y del nigromante está inventada (respecto al libro de El Hobbit). Y ocupa buena parte de la película.
  • La escena de Saruman, Galadriel, Elron, etc. también está inventada, pues Saruman no aparece en el libro.
  • La parte de cómo Bilbo escapa de Gollum y de la caverna es bastante diferente.
  • También difiere del relato todo lo del orco albino.
  • Pero lo que se lleva la palma por subrealista es la escena de las montañas lanzándose rocas y los protagonistas subidos.

En cualquier caso, como en toda película basada en un libro, es imposible que sea fiel al cien por cien. Pero lo que más me ha faltado en esta saga, es la atmósfera.

La atmósfera que transmite el libro de El Hobbit es única. Te transporta a ese escenario, a esos bosques misteriosos y personajes de fantasía. Si no habéis leído el libro no lo entenderéis, pero si lo habéis hecho, sabréis a qué me refiero. Toda la acción que se ha añadido a la película para que tenga más gancho es justamente lo que le sobra.

Y en cuanto a la técnica, se aprecia una menor calidad en comparación con el Señor de los Anillos. Los efectos por ordenador son muy obvios y algunos diálogos están poco cuidados.

Al margen de mi opinión personal creo que es una película entretenida que no hay que dejar de ver, y que casi todos los que conozco que la han visto les ha gustado. Aunque ninguno de ellos había leído el libro.

Leer más